UN REPTIL Y DOS MAMÍFEROS: LOS FAVORITOS DEL CONCURSO DE ILUSTRACIÓN CIENTÍFICA DEL IVIC

Tortuga-carey
03 Dic

La tortuga carey (Eretmochelys imbricata), el mono de noche del occidente (Aotus lemurinus) y el oso frontino (Tremarctos ornatus) no solo habitan en la naturaleza. A partir de ahora, este reptil y ambos mamíferos vivirán por siempre en la memoria colectiva, tras ganar los primeros lugares, respectivamente, del Concurso Nacional de Ilustración Científica Artística-Naturalista.

Tortuga-carey   Autora: Airan Cadavi

Dicha iniciativa fue promovida recientemente por el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), la asociación civil Provita y el Grupo de Investigación Impronta.

Exaltar las aptitudes de los ilustradores para conectar dos aspectos humanos aparentemente antagónicos (ciencias y humanidades) era uno de los propósitos de la competencia, pero no el único.

Buscaba, además, desvelar el grado de información de los participantes sobre la fauna venezolana, en especial de la que se halla en alguna categoría de peligro establecida por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (Uicn).

De hecho, para postularse era necesario escoger una de las especies animales registradas en el Libro Rojo de la Fauna Venezolana (2015) como Vulnerable, En Peligro o En Peligro Crítico de extinción.

“El arte permite mostrar a la especie en cuanto a precisión, y a su vez, incorpora el elemento creativo para enfatizar aquello que permite revelar la intención del artista. De esta manera, se establece una relación artista-espectador donde la imagen funge como vehículo para comunicar ciencia”, explicó Ivonne Fernández, coordinadora de Integración de la Ciencia, la Tecnología y los Saberes a la Comunidad (Cictsc) del Ivic y organizadora del concurso.

Dos mujeres y un hombre, estudiantes de los últimos semestres de sus carreras universitarias, fueron los autores de las piezas triunfadoras, mezcla de arte y ciencia, de amor por lo propio y lo desprotegido, pero también de creatividad y conocimiento, así como de mucho talento.

Retratista y musa

La tortuga carey (ganadora del primer escalafón) está clasificada como En Peligro Crítico. Su creadora, Airan Cadavi, estudia noveno semestre en la Escuela de Arquitectura y Urbanismo en la Universidad Central de Venezuela (UCV); eligió a este hermoso reptil por los contrastes de color en su apariencia.

“Aprendí sobre su hábitat, variaciones en su morfología y desarrollo en general. Hábitos alimentarios que suelen determinar su curso por nuestros mares. Y la deplorable situación de amenaza en la que se encuentran, asunto que me desconcierta mucho y me inspira a hacer conocer su caso a través del arte”, precisó Cadavi.

Mono-de-la-noche

Autor: Jesús Escalona

El mono de noche del occidente conquistó el segundo puesto del concurso y figura como Vulnerable. Jesús Escalona, estudiante del octavo semestre de la Licenciatura en Biología en el Instituto Pedagógico de Barquisimeto, decidió pintarlo “por su carácter endémico, dado que no se consigue en otros países que no sean Colombia y Venezuela. Es una especie prácticamente desconocida por la población en general”.

Para Escalona, el arte “tiene el potencial de romper las barreras de las creencias religiosas, políticas y culturales que nos separan, convirtiéndose en una enorme ventaja para difundir mensajes”.

La tercera especie galardonada, el oso frontino, aparece como En Peligro de extinción. Su autora fue Yaciara Contreras, alumna del décimo semestre de la carrera de Diseño Gráfico en la Universidad de Los Andes (ULA). Para ella fue muy fácil seleccionarlo: “Habita en el páramo andino merideño, zona perteneciente a mi región de origen; por lo tanto, decidí abarcar una problemática cercana ya que es una situación que me afecta directamente”.

También la motivó el hecho de que el frontino es la única especie de oso de Suramérica y es considerada como la menos agresiva hacia las personas. “Generalmente, es un animal tranquilo; por lo tanto, nunca he comprendido la necesidad de cazarlo, cuando ni siquiera usa las áreas habitadas por humanos. El arte puede contribuir como herramienta sensibilizadora y transformadora; en este caso, nos puede hacer más conscientes de una problemática que no es visible”, afirmó Contreras.

Biodiversidad a mano

Acuarela, tinta china, creyón y óleo fueron las técnicas dominantes en las ilustraciones hechas sobre cartulina. En total, la convocatoria fue respondida por 15 jóvenes, en edades comprendidas entre los 26 y 30 años, procedentes del Distrito Capital y los estados Lara, Mérida, Zulia y Aragua. La mayoría de las propuestas (70%) se recibieron de la ULA, mientras que la mitad de las obras fueron elaboradas por alumnos de la Licenciatura en Artes.

Además de los tres animales premiados, la fauna representada en el resto de las ilustraciones incluyó al ave fafao gargantiblanco (Premnoplex tatei), el perico multicolor (Platycercus eximius), el colibrí ángel del Sol de Mérida (Heliangelus spencei), el pato de torrentes (Merganetta armata), la cotorra cabeciamarilla (Amazona oratrix), el mono araña norteño (Ateles hybridus), el murciélago narigudo menor (Lonchorhina fernandezi), el sapito amarillo de Mérida (Atelopus oxyrhynchus), la ranita cristal del Ávila (Hyalinobatrachium guairarepanensis), el sapito rojo de Yapacana (Minyobates steyermarki) y la mapanare terciopelo (Bothrops medusa).

Oso-frontino

Autora: Yaciara Contreras

El jurado calificador del Concurso Nacional de Ilustración Científica Artística-Naturalista estuvo conformado por investigadores del Laboratorio de Biología de Organismos del Centro de Ecología del Ivic, así como por expertos del Grupo de Investigación Impronta y Provita.

Los ganadores recibirán un diploma de honor digital, y sus obras serán publicadas en un catálogo del mismo formato y difundidas a través de las redes sociales. La ilustradora de la tortuga carey será reconocida con un ejemplar impreso de la Guía ilustrada de los anfibios y reptiles del valle de Caracas, Venezuela, de Ediciones Ivic.

Por si fuese poco, las piezas de arte triunfadoras servirán para la elaboración de materiales de divulgación científica, con los cuales “realizaremos actividades en las escuelas para evaluar el poder sensibilizador del diálogo ciencia-arte que propiciamos desde la Cictscy nos dará la oportunidad de validar formas alternativas para la enseñanza de la ciencia, como parte de la investigación educativa que realizamos en el Ivic”, añadió Fernández, coordinadora de la Cictsc.

 

Prensa IVIC

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page